Temas » Nutrición Clínica » Artículos » La nutrición parenteral intradiálisis (NPID) mejora el estado nutricional

La nutrición parenteral intradiálisis (NPID) mejora el estado nutricional

 

  La Nutrición parenteral intradiálisis permite:

  • Aumentar el peso seco corporal y estabilizar el IMC1,2
  • Mejorar la albúmina sérica3,2,4 y la prealbúmina (transtiretina),3 ambos parámetros predictores significativos de sobrevida en pacientes en HD5,6,7
  • Mejorar el balance proteico neto9
  • Aumentar la síntesis proteica en todo el organismo9


 

 Las Guías ESPEN sobre Nutrición Parenteral: falla renal en adultos,8 declaran que:
• La NPID mejora el estado nutricional en los pacientes con desnutrición (A).
• La NPID debe ser propuesta en pacientes ambulatorios si el asesoramiento nutricional y los suplementos orales (SO) no son exitosos (C).
• Ingesta objetivo Energía: 35 kcal/kg/día; Proteína: 1,2 – 1,4 g/kg/día.

 

Manejo de la NPID

  • Suplementación cíclica de nutrientes durante cada sesión de diálisis (generalmente de 4 horas, 3 veces por semana).10
  • Administración en el sector venoso de la tubuladura de hemodiálisis.
  • Los líquidos administrados con los nutrientes se eliminan durante la sesión de diálisis.10

 

Ejemplo de un caso práctico:

Paciente (75 años) en hemodiálisis (HD), 3 veces por semana

  • Aumento de la debilidad, pérdida de apetito y nauseas recurrentes
  • El asesoramiento nutricional y los suplementos orales (SO) no pudieron detener la pérdida de peso; peso actual: 60 kg
  • La suplementación oral solo fue posible en forma limitada; ingesta actual: ~1650 kcal/día

Intervención nutricional para alcanzar la ingesta objetivo:
Días fuera de HD – 4 veces por semana: SUPLEMENTOS ORALES
Días en HD – 3 veces por semana: NUTRICIÓN PARENTERAL INTRADIÁLISIS

 

 

Referencias:
1. Joannidis M et al. Eur J Clin Nutr 2008; 62: 789-795 | 2. Czekalski S et al. J Ren Nutr 2004; 14: 82-88 | 3. Cano NJM et al.J Am Soc Nephrol 2007; 18: 2583-2591 | 4. Cano NJM et al. Br J Nutr 2006; 95: 152-159 | 5. Ikizler TA et al. Am J Physiol Endocrinol Metab2002;282:E107–E116 | 6. Araujo IC et al. J Ren Nutr. 2006; 16:27–35 | 7. Desai AA et al. Hemodial Int 2009;13:347–359 | 8. Cano NJM et al.Clin Nutr 2009; 28: 401–414 | 9. Pupim LB et al. J Clin Invest 2002; 10: 483-492 | 10. Sabatino A et al. J Nephrol 2014; 27:377-383

Información Relacionada